Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Blog de Historia del periodismo

Blog de Historia del periodismo

Noticias de última hora e Información útil en la sociedad de consumo.

Curiosas actuaciones en nuestra vida cotidiana: Cómo compramos en el supermercado

 

MADRID (05/11/2010). ©© Redacción de Historia del Periodismo (Equipo de RHP)

 

Hoy en día, todos sabemos que el marketing rige nuestras vidas, pero, ¿hasta qué punto somos conscientes de las auténticas necesidades reales de compra? A continuación, pretendemos plantear una serie de puntos estratégicamente analizados y establecidos, para hacer una compra satisfactoria desde el punto de vista de la oferta.

 

Muchas veces, puede resultar un ejercicio muy divertido fijarnos en las distintas estrategias de venta, que utilizan la mayoría de los supermercados para vendernos sus productos. De hecho, lo podemos comprobar fácilmente cuando hacemos algo tan cotidiano como la compra, en el supermercado de nuestro barrio.

 

 


El suelo: El color y el diseño del pavimento aumentan el desplazamiento o ralentizan la compra para crear ambientes. Hay veces que, incluso, se adhieren huellas de pies para que sigamos el camino.


El ritmo: La disposición de los productos marca el ritmo del día: desayuno, comida y cena.
  

Las luces: Casi inadvertidas, en charcutería y carnicería los alimentos se iluminan normalmente en rojo para hacerlos más apetitosos. El amarillo se utiliza para los quesos. El azul para el pescado y el verde -que evoca la naturaleza- para las legumbres y vegetales.

 
La música: Se utilizan distintos volúmenes y ritmos en función de la cantidad de consumidores que estén en el establecimiento. De hecho, cuando hay poca gente se usan ritmos lentos y, en caso contrario, rápidos, para acelerar la compra.

Los pasillos: Los pasillos laterales miden entre 5 y 10 metros, y los interiores son un pequeño laberinto que obliga a deternerse ante productos que no son de primera necesidad.
 

Las estanterías: Están distribuidas en tres niveles: abajo los grandes envases y productos necesarios; a media altura los más baratos y a la altura de la vista, los más caros.


Los carritos: Estos elementos parecen cobrar vida, ya que normalmente se complica su "conducción". Si los empujamos y los dejamos solos, veremos como se dirigen hacia la derecha. Curiosamente, la zona del pasillo más iluminada y con productos más atractivos.


Las colas a la hora de pagar: Es la zona dónde las personas -sobre todo, los que llevan mucha prisa- pueden llegar a agobiarse al tener que esperar, por eso, tanto los niños como los mayores aquí tienen a su disposición productos que endulzan un poco la espera.

Este es un pequeño ejemplo de las técnicas de marketing aplicadas en nuestro día a día. Sin duda, constituyen un gran trabajo psicológico.

 

Otras fuentes e información relacionada en: Retrincos Times (autor: Eva M.Pose).


Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post