Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Blog de Historia del periodismo

Blog de Historia del periodismo

Noticias de última hora e Información útil en la sociedad de consumo.

El esperado remake de Karate Kid llega a la gran pantalla

 

MADRID (22/07/2010). ©© Redacción de Historia del Periodismo (Equipo de RHP)

 

Ficha técnica:

Director: Harald Zwart

Escritores (WGA): Cristopher Murphey (guión)

                                  & Robert Mark Kamen (argumento)

Fecha de estreno: 27 de agosto de 2010
Género: Deporte | Acción | Familia | Drama
Película On-Line (URL): http://gnula.blogspot.com/2009/12/-ver-karate-kid-2010-espanol-online.html

4672028873_a161fe0f22.jpg

Fuente: http://www.flickr.com/photos/21547178@N02/4672028873

 

The Karate Kid, la nueva versión de la mítica película de 1984 se estrenará en España el próximo mes de agosto. Sony Pictures Releasing ha anunciado que se retrasará su emisión: ¿tomadura de pelo o inteligente estrategia, para no coincidir con Shrek y Toy Story en cartelera?.

 

Es evidente que pocas distribuidoras conocen el arte de estrenar un bombazo y muchos son quienes piensan que el ‘target’ familiar todavía no utiliza la tecnología 2.0 y no recurre a la descarga de películas por Internet. Precisamente, este target es uno de los que más ha triunfado en el ranking del top-manta español, últimamente (sobre todo, si tenemos en cuenta títulos destacados, como, por ejemplo, Cómo entrenar a tu dragón de la Dreamworks).

 

En cualquier caso, se prevé que el lanzamiento del último 'remake' estadounidense, dirigido por Harald Zwart y producido por Will Smith, y su esposa, Jada Pinkett Smith, tendrá lugar el próximo 27 de agosto, y no el 23 de julio, como casi todo el mundo creía. De esta manera, serán más de dos meses los que pondrán distancia entre los debuts de EE.UU (11 de junio) y el territorio patrio (27 de agosto); un hecho bastante significativo si prestamos atención a cómo, en tan sólo un mes y medio de exhibición, la película ha logrado recaudar más de 169 millones de dólares en U.S.A, que, dicho sea de paso, es un rotundo éxito si consideramos que el rodaje costó cerca de los 40 millones.

  

No obstante, la producción parece no sólo ser una buena oportunidad de taquilla, sino que los co-productores chinos han querido captar el interés del público mediante el inmenso prestigio mediático de China (rodando muchas de las secuencias en sitios inaccesibles para las productoras norteamericanas, como es el caso de la Ciudad Prohibida y la Puerta de Tiananmen) o mediante los milagros y desarrollos del asombroso sistema comunista y capitalista que impera en la tierra del dragón y la pólvora. En esta ocasión, China es pues, una postal: se escogen sus mejores ángulos; su más limpia imagen… y, además, se captan o se llevan a la pantalla los paisajes y las bellas figuras del país, sin el más mínimo interés de ir más allá.

 

 

A pesar de todo, Karate Kid sigue siendo la clásica historia hollywoodiense y no hay que exigirle más de lo que fue en la década de los '80: un relato heroico, donde un personaje se va transformando y se descubre así mismo. No hay finales inesperados. De hecho, el ‘remake’ conserva básicamente la trama de la cinta original, aunque propone ciertos cambios que son muy poco significativos para el desarrollo del argumento en su conjunto. Jackie Chan, sin embargo, explicó ayer, durante la presentación española del remake,  en Madrid, que se han cambiado algunas cosas para evitar el plagio de la cinta de 1984, por lo que ahora la película está ambientada en China: “No queríamos hacer un 'remake' de Karate Kid, sino algo diferente y nuevo. Esto es: China; es kung-fu en lugar de karate...”, dijo Chan. Pero, la adaptación posee prácticamente la misma calidad que la obra ochentera, e incluso incurre en los mismos aciertos y en los mismos errores que tenía el filme original.

 

Se plasma otra vez más todo lo que ya conocemos y sólo se introducen pequeñas variantes. De hecho, vemos, al igual que en antaño, cómo un muchacho estadounidense (Jaden Smith) debe mudarse a China junto a su madre (Taraji P. Henson) por cuestiones laborales. Allí será acosado escolarmente y ridiculizado por un grupo de matones que le dan una paliza frente a la adolescente de la que se ha enamorado (Han Wen Wen). Cuando se hace amigo de su vecino (Jackie Chan), y se entera de que él sabe artes marciales, comenzará a practicar kung fu para no tener más miedo de los pandilleros que le acosan incesantemente (que, por cierto, plantea acertadamente el tema del bullying en las escuelas chinas).

 

Con respecto a esto, en uno de los diálogos de la trama, el maestro le dice a su discípulo: “Ganar o perder no importa. Pelea con garra, ganarás el respeto de quienes te acosan y no te molestarán más”; y ahí es donde precisamente surge uno de los mayores problemas del 'remake'. En la historia de 2010 el guionista se ha olvidado por completo de que los pandilleros deben molestar insistentemente al protagonista. La base del conflicto está poco sustentada y no se llega a transmitir toda la intensidad que debería aparecer en el guión. De esta forma, el dramatismo y la acción que vemos en la pantalla no tienen de fondo la carga emocional que deberían tener. Uno llega a entender cuáles son las motivaciones y los traumas de los personajes si sólo tiene en mente la versión original, pero sino quedará una horrible sensación de que a la película le hace falta desarrollar un poco mejor el conflicto, para entender los sentimientos de cada uno de los individuos que aparecen en pantalla.

Asimismo, tal y como le pasaba a la versión del ‘84, la adaptación no profundiza en la parte final, donde el director y sus colaboradores nuevamente se apresuran en desplegar las circunstancias, provocando como resultado un desenlace demasiado precipitado y algo improvisado, en su resolución.


Eso sí, hay que reconocer que el filme también tiene su atractivo, y, a grandes rasgos, está bastante bien planteado en su dramatismo. Goza de una muy buena interpretación de Jaden Smith (Dre Parker).

 

4815227030_2473d67397.jpg  4677413621_a229944cdc.jpg  4815226880_ec65d19119.jpg

Fuente: http://www.flickr.com/photos/karate-kid.jpg

 

 

Recordemos como este chaval debutó en el cine de la mano de su padre, el polifacético Will Smith. En 2006, logró conmover al público en el papel de un hijo sereno que lucha y sufre por los problemas que su progenitor tiene en En busca de la felicidad. Hoy, en cambio, se nos revela lleno de energía y de habilidad física, interpretando a Dre Parker. De aquel niño de pelo erizado, en el lejano 2006, queda ya muy poco. En esta ocasión, vemos a un pre-adolescente que posee una naturalidad interpretativa bastante interesante. Jaden Smith parece haber heredado el mismo talante que su padre presenta ante las cámaras. Por lo tanto, debemos estar atentos con esta joven promesa, porque ya apunta a ser claramente un gran actor; de hecho, ya tiene todo lo que necesita para triunfar en Hollywood, al ser el hijo de Will Smith.

Pero, aparte, un dato curioso es ver a Chan en un rol serio, alejado de sus característicos personajes disparatados.

 

Es más, nos encontramos ante una interesante cinta que aborda temáticas tales como: la superación personal; la lucha contra proyectos difíciles o prácticamente imposibles de conseguir; el entrenamiento como camino para lograr objetivos trazados; la victoria frente al miedo; la amistad como vehículo para sobrellevar los conflictos que surgen; el amor que vence barreras o el abuso de la fuerza bruta para imponer ideas.

 

En definitiva, la película de Columbia Pictures, Karate Kid, evoca una película grata para una nueva generación de espectadores. No es buena ni mala, sólo que se encuentra ligada a una época en especial, lo que le da un aire nostálgico muy particular. Por ello, ver esta película es revivir ciertos momentos de la vida y el pasado. El cine es generoso. Los espectadores de hoy podrán ver y poner a prueba la capacidad cinematográfica que suscita sentimientos y emociones en un momento completamente distinto en el tiempo. Este es el encanto de ver un ‘remake’ que sigue al pie de la letra las imágenes de su predecesor. Cambian los nombres y el telón de fondo: ya no es la solariega ciudad de Los Ángeles, que presentó el director John G. Avildsen, con personajes como el disciplinado karateka Daniel Larusso (Ralph Macchio) y su maestro, el señor Miyagi (Noriyuki Pat Morita); ahora estamos ante un nuevo gigante mundial: China, que acoge al recién llegado Dren Parker; quien aprende que las artes marciales no son sólo golpes y técnica sino madurez y tranquilidad. De hecho, según pretende argüir esta versión tan actual: “el kung fu está en todo lo que hacemos; está en cómo nos ponemos la chaqueta; está en cómo tratamos a la gente… todo es kung fu” ♦

 

Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post