Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Blog de Historia del periodismo

Blog de Historia del periodismo

Noticias de última hora e Información útil en la sociedad de consumo.

Haití, año uno después del terremoto

 

MADRID (12/1/2011). ©© Redacción de Historia del Periodismo (Equipo de RHP)

 

Cuando se cumple un año del catastrófico terremoto que asoló el país más pobre de América Latina, los haitianos siguen viviendo en penosas condiciones y las imágenes que nos llegan desde allí nos ofrecen un panorama absolutamente desalentador: la situación ha cambiado muy poco. Mientras tanto, el país se enfrenta a la inestable situación de un Gobierno saliente y unas elecciones recién celebradas plagadas de dudas sobre su legalidad. Al mismo tiempo, el cólera sigue reinando entre los asentamientos, carentes de medidas higiéncias. Y la ayuda internacional fluye a duras penas por la casi total ausencia de conductos institucionales adecuados.

 

Cuando hoy se cumple un año del trágico terremoto que asoló la nación caribeña, acabando con la vida de unas 300.000 personas, la inestabilidad política y la incertidumbre sobre la formación de un nuevo gobierno siguen haciendo temblar los cimientos del país más pobre de Latinoamérica. Casi dos meses después de la celebración de la primera vuelta electoral, en la que los haitianos acudieron a votar en plena epidemia de cólera, los enfrentamientos callejeros y las revueltas populares han dado paso, de nuevo, a la duda y el escepticismo.

 

A la espera de que la Organización de Estados Americanos (OEA) entregue al actual presidente de Haití, René Préval, el informe final sobre la verificación de los resultados electorales, lo único que parece claro entre los habitantes de Puerto Príncipe es que "el continuismo" no puede seguir arraigado en el país. A esta afirmación contribuía hoy la filtración a los medios de comunicación de las conclusiones de la OEA, en las que al parecer se recomienda a las autoridades electorales que otorguen el segundo lugar al cantante y candidato Michel Martelly, en detrimento del oficialista Jude Celestin. "Por eso parece estar ahora todo más tranquilo", señaló Pierre, miembro de la ONG española Bomberos Unidos Sin Fronteras (BUSF), que ha visto desde su trabajo las consecuencias de los primeros resultados electorales en las calles de Haití.

 

De confirmarse el informe de la OEA, en la segunda vuelta, que en principio debería celebrarse el próximo domingo, se enfrentarán la ex primera dama Mirlande Manigat, la ganadora en la primera vuelta, y Martelly. "Pase lo que pase cualquier cambio será bueno, al menos no será más de lo mismo, pero estoy convencida de que ganará Manigat", indicó Betty, una joven haitiana cuya madre regenta un pequeño restaurante en Puerto Príncipe.

 

Precisamente, es la juventud la que tiene mucho que decir sobre el futuro de su país, aunque "no nos dan muchas oportunidades", señaló Silvan Cardozo, un joven y emprendedor empresario que junto a su mujer ha instalado su negocio en la vecina República Dominicana. "Conozco a mucha gente que ha salido de Haití y que estaría dispuesta a volver e invertir aquí, pero la actual situación, los elevados costes de los primeros materiales y los altos intereses de los créditos bancarios -de hasta un 25 por ciento- lo hacen inviable", añadió.

 

Para Silvan, el problema del país "es un problema heredado, igual que siempre han sido hereditarios los puestos y cargos políticos". "Es normal que todo el mundo quiera ser presidente de Haití ahora mismo, porque todos los millones de la ayuda internacional están esperando; y quién no va a querer llevarse una parte", subrayó.

 

Y es que, según los datos proporcionados por el coordinador humanitario de la ONU para Haití, Nigel Fischer, "en 2010, se han recibido alrededor de 1.000 millones de dólares, el 72 por ciento del llamamiento realizado por la ONU, de 1.400 millones ". "Para el próximo año se han aprobado proyectos por valor de 3.000 millones de dólares, 1.280 de los cuales ya están financiados y 1.639 tienen fondos comprometidos ".

 

Recordemos que, más de 810.000 personas todavía siguen viviendo en alguno de los 1.150 campamentos para desplazados que hay en Haití.

 

Según explica Fisher "en enero de 2011 unas 810.000 personas todavía continúan viviendo en los 1.150 campamentos que aproximadamente estimamos que siguen existiendo; lo que significa algo más de la mitad de la población que alcanzó su pico de 1,5 millones en julio del año pasado".

 

 

De los 700.000 que han abandonado los campamentos, unos 100.000 han sido realojados en 31.000 viviendas de transición, mil más de lo previsto inicialmente, ha aclarado el responsable de la ONU, lamentando que los que han regresado a sus hogares están viviendo en los patios porque temen que haya nuevos derrumbes.

 

"El 95 por ciento de los niños que iban a la escuela, en las zonas afectadas por el seísmo, han regresado a las aulas"; al menos, eso pretenden argüir fuentes oficiales en un comunicado de la ONU. No obstante, Fisher ha dejado claro que todavía queda mucho por hacer: "Acelerar los esfuerzos de reconstrucción y de recuperación es la prioridad absoluta para 2011", ha incidido desde Puerto Príncipe el responsable humanitario, admitiendo que pese a los avances "obviamente las cosas podrían haber ido más rápido, si bien es importante recordar que la reconstrucción lleva tiempo". "En retrospectiva creo que podemos decir que de largo la respuesta inicial al terremoto fue un éxito", ha opinado.

 

Aparte, las epidemias que se temía que aparecieran tras el terremoto, no ocurrieron y ha defendido que "el brote de cólera -que ya se ha cobrado la vida de al menos 3.600 personas- no está relacionado directamente con la tragedia". Sin embargo, Fisher ha advertido que "la enfermedad podría contagiar a 400.000 personas en su primer año -el brote empezó en octubre-, por lo que es fundamental reducir la tasa de muertes". "El cólera no tiene por qué matar", ha subrayado, resaltando que la mortalidad ya ha caído del 6 por ciento al 2,2 por ciento de los infectados, aunque sigue siendo muy alta.

 

En cualquier caso, frente a la visión de un país destruido y sin posibilidad de renacer, algunos haitianos prefieren ver en la catástrofe la mejor oportunidad para "construir" y no "reconstruir"; una ocasión para empezar de cero. "A Haití no le hacen falta ni más médicos ni más enfermeras. Lo que se necesitan son albañiles, fontaneros y electricistas", apuntó Ángel García Lorite, presidente de BUSF.

 

En un acto de homenaje a los que desaparecieron hace un año bajo montones de escombros, que todavía se mantienen en las principales calles de la capital, el presidente Préval ha pedido a su pueblo que se movilice para la reconstrucción del país; pero, lo que se preguntan los haitianos es quién llevará a cabo ese liderazgo. En opinión de muchos, la única solución realmente viable para formar un gobierno sano y estable sería la creación de una autoridad internacional que tomara las riendas del país durante unos años en los que, además, se instruyera a los futuros gobernantes locales.

 

Fisher cree que es "crucial para futuro de Haití" que se resuelva la crisis política que vive el país, ya que sigue sin conocerse el resultado de las elecciones presidenciales del pasado 28 de noviembre ♦

 

Otras fuentes e información relacionada en: Agencia Efe | Abc.

                                                                    Europa Press.

Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0.

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post