Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Blog de Historia del periodismo

Blog de Historia del periodismo

Noticias de última hora e Información útil en la sociedad de consumo.

Internet: el nuevo andamiaje cultural y científico en la Era de los cibermedios

  
MADRID (17/10/2010). ©© Redacción de Historia del Periodismo
  
Continuamente, se escuchan quejas sobre que "Internet mata la cultura" o de que "muchos autores inéditos de obras contemporáneas se están muriendo de hambre"... Sin embargo, hay un tema que no suele salir a la luz pública con mucha frecuencia, y es: si realmente Internet ha beneficiado o no a la cultura y al mismo tiempo al desarrollo científico, que en cierto modo es también cultura.
 
He aquí algunos ejemplos de este controvertido asunto:
 
Como quiera que sea, pocos inventos han beneficiado tanto al desarrollo y a la transmisión de la cultura como la red de redes, algo que, dicho sea de paso, es imparable.  En el caso concreto del desarrollo científico, Internet ha sido equiparable a la galaxia Gutenberg o a la aparición de la imprenta, y aún nos queda por ver que puede ocurrir.

 

http://blog.educastur.es

Las primeras manifestaciones del www:
En 1989, un ingeniero del CERN (la organización europea para la Investigación Nuclear), Tim Berners-Lee, comenzó un proyecto llamado "Enquire". Un año después, se unió a su iniciativa Robert Cailliau y juntos consiguieron la primera transferencia entre un servidor http (hipertexto) y un cliente a través de Internet. Se puede decir que ambos inventaron las páginas web. Años más tarde, en 1993, el CERN anunció que liberaba la World Wide Web (www) para todo el mundo.
 
http://es.123rf.com/photo_3435169_la-tecnolog-a-e-internet-en-todo-el-mundo-web-concepto.html&usg

Gracias a ello, hoy día, podemos referirnos a un incipiente interés que ha experimentado la comunidad científica y cultural, sobre todo, por mejorar los medios de comunicación para que los usuarios de la red puedan beneficiarse de esto.

Proceso de Publicación:
El proceso de publicación es un proceso largo y complicado. El artículo (o paper) se manda a los editores que lo envían a los referees, que a su vez lo devuelven al editor, que de nuevo se lo tiene que mandar a los autores, cuya respuesta, a su vez, debe llegar otra vez al editor y así varias veces. Obviamente, Internet ha sido en este sentido una auténtica bendición. Actualmente, los preprints (o artículos aún no publicados) se suben directamente a través de  páginas web y los editores confirman su recepción el mismo día del "upload". Después, el proceso se puede prolongar más o menos, pero se evitan demoras por el tiempo en transmitir la información.


Antes, el proceso de revisión se prolongaba muchas veces hasta un año, en cambio, hoy, en las revistas científicas no suele durar más de 3 meses, aunque -como en todo- hay excepciones.

Acceso a las Publicaciones y al ISI Web of Knowledge (WOK):
El acceso a las publicaciones científicas es otro tema donde también ha cambiado mucho la cosa. En la Era pre-cibernética las revistas se publicaban exclusivamente en papel y las Universidades se suscribían, y a cambio recibían un determinado número de ejemplares. Unos cuantos iban a parar a la biblioteca o, por otro lado, algunos privilegiados recibían su propio ejemplar, aunque la mayoría tenía que acudir a las bibliotecas para consultar lo último que se había publicado.

Aparte, el proceso de búsqueda de información era bastante duro. Teníamos que ir a una biblioteca especializada (Universidad, BNE... etc) y mirar en los últimos números de las revistas que nos pudieran interesar. Una vez encontrados los papers que tenían que ver con el tema en cuestión, comenzábamos a rastrear los artículos que este citaba. Por supuesto, estos eran de otras revistas y volúmenes, así que volvíamos a empezar el mismo proceso con otros volúmenes y así sucesivamente. En definitiva, un montón del tiempo del científico se esfumaba analizando y buscando estos artículos; y teniendo en cuenta que las Universidades no estaban suscritas a todas las revistas, se ralentizaba la investigación y a veces convertía el proceso en algo ineficiente. También, si necesitábamos un artículo en concreto podíamos pedirlo por préstamo interbibliotecario, pero tardaba como mínimo una semana.
 
deakialli.bitacoras.com
 
Hoy en día, la cosa ha cambiado radicalmente. No sólo debido a que muchas revistas se pueden consultar "on online" (aunque sigan existiendo las ediciones en papel), sino también debido a un gran invento: ISI Web of Knowledge (WOK, en adelante).

En esta web se recogen muchas publicaciones científicas en todos los campos, junto con un mapa de las citas que puede haber en ellas. Se usa, principalmente, para evaluar los trabajos en función del número de citas que tienen, pero no es esa su principal utilidad. Lo más útil es su empleo como motor de búsqueda de información.

Por un lado, si queremos saber de un plumazo todos los artículos de un mismo autor en un determinado campo lo podemos averiguar fácilmente, en un segundo. Sin embargo, otra utilidad principal es referida a los mapas de citas. Imaginemos por ejemplo que leemos un artículo y lo encontramos muy interesante; en él podemos ver todas las citas que ha utilizado y saber algo sobre lo que se ha estudiado y escrito previamente; no obstante, si el artículo es de hace 20 años no sabremos que más se ha hecho hasta entonces entonces (porque normalmente, la antigüedad suele rondar los años '50). En cualquier caso, la WOK permite hacer "mapas de citas" proporcionándonos no sólo los artículos que cita el autor que nos puede interesar, sino también otros trabajos que lo citan a él. Por ejemplo:

Imaginemos que estamos interesados en el tema de "la complejidad" y me entero de que hay un artículo muy interesante llamado:

Features of the extension of a classical measure of complexity to continuous systems. Catalan RG, Garay J, López-Ruiz R, Physical Review E, 44 011102 (2002).

Lo leemos y nos parece que es muy útil; pero, claro, es de 2002, algo habrán escrito los investigadores desde entonces. "No problem", nos metemos en la WOK y pedimos el "mapa de citas".


En éste se ven todos los artículos citados por el artículo que nos interesa y por todos los que lo citan a él. Obviamente, el proceso en la web es dinámico, es decir, podemos pinchar en los enlaces que nos interesen y ver directamente la cita. Pero, también, podemos pedir que nos faciliten una lista de enlaces de 2 generaciones, es decir, los artículos que citan a otros artículos que citan al original, como en el siguiente caso:


O bien, podemos ver toda la gente que, en segundo lugar, ha trabajado en un tema concreto, cosa que antes podía llevarnos meses e incluso años. Esto, evidentemente, no se podría hacer sin Internet, porque hay innumerables revistas y la conexión entre todas ellas es muy compleja.

Acceso Libre:
Otra cuestión revolucionaria que le debemos a Internet es la aparición de revistas de acceso libre (open-acces, por sus siglas en inglés). En arXiv, los científicos pueden colgar su artículos sin revisión. Pero, también, hay revistas como Plos-One o New Journal of Physics, donde se paga por publicar y no por leer. Obviamente, esas revistas sólo se pueden mantener gracias a la red y a sus usuarios, ya que al ser gratuitas no podrían enviar copias a todos los centros del mundo, sin embargo, con Internet esto es muy sencillo, sólo necesitas tu web y el que quiera que lo lea.


Y es que, como se puede apreciar en la página de PLoS, todo lo publicado allí tiene licencia Creative Commons (©©). Esto para que lo tengan en cuenta los defensores de que la producción de cultura sólo se puede llevar a cabo mediante licencias restrictivas y precios desorbitantes, porque aquí tenemos un claro contraejemplo.

P2P:
Una anécdota curiosa es que hace cosa de un año, quería consultar un libro clásico, pero el problema es que estaba descatalogado y era muy difícil de encontrar. Por suerte, un conocido me pasó un enlace torrent que enlazaba a un archivo con 4 GB de libros, y "voilà", entre ellos estaba el que yo buscaba. Dado que el trabajo de todo comunicólogo es es crear ciencia y cultura no se puede discutir que, en este caso, el ktorrent contribuyó activamente a la creación cultural, ¿no?.


Evidentemente, habrá quien alegue que el porcentaje de transmisión de contenidos científicos por p2p será irrisorio frente a la pornografía o el entretenimiento. Eso es cierto, pero la importancia no está en quien consume más ancho de banda, sino en qué se hace con lo que se transmite. También, desde la invención de la imprenta se han imprimido más revistas de "petardeo" que revistas científicas, ¿y qué?, la imprenta contribuyó increíblemente al desarrollo de la ciencia, y así lo hace Internet y el p2p.

Otras soluciones:
Otras cuestiones muy útiles, y que, quizá, han sido obviadas en este "post", son: el correo electrónico a la hora de comunicarte con tus colaboradores; el acceso a ordenadores remotos (por ejemplo, algunos autores usan sin ningún problema un supercomputador de un grupo específico de alguna provincia española, a pesar de trabajar en otros países); los blogs de divulgación científica, y un larguísimo etcétera.
Por lo tanto, esperamos que después de leer esto, muchos de los que defienden que Internet mata a la cultura tengan un nuevo punto de vista. Y a largo plazo, muchos puedan comprender que los comunicólogos, adaptándose a las nuevas tecnologías (como "inmigrantes digitales"), sólo intentan contribuir en cierto modo a la cultura y hacen todo lo posible para que nuestra creación esté al alcance de todos.

Como prueba, en la página recomendada Historia del Peridismo y de la Comunicación social ponemos al alcance de todo el mundo distintas publicaciones de estudios inéditos relacionados con esta disciplina.

Otras fuentes e información relacionada en: Weblog Manzanas entrelazadas

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post