Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Blog de Historia del periodismo

Blog de Historia del periodismo

Noticias de última hora e Información útil en la sociedad de consumo.

La sensualidad, la publicidad y las ventas, ¿están relacionadas?

 

MADRID (10/10/2010). © Redacción de Historia del Periodismo (Equipo de RHP)

 

A través del tiempo, hemos tratado de llegar a una conclusión sobre una de las más controvertidas fórmulas en ventas y publicidad: aquella de que "el sexo vende". Los símbolos sexuales se utilizan ampliamente en la publicidad para imponer todo tipo de productos y servicios. El atractivo sexual puede generar tanto impresiones positivas como negativas. A algunas personas les gusta, a otras no. En cualquier caso, es muy difícil predecir cómo un auditorio determinado identificará o recordará algunos anuncios.

 

Normalmente, los publicistas promueven símbolos sexuales porque funciona bien en la mayoría de los casos. De hecho, es verdad que un anuncio sexy puede llamar la atención; pero, ¿vende siempre el sexo?.

 

Existen miles de compañías que usan imágenes controvertidas en su publicidad. Después de todo, la intención básica de cualquier anuncio es la de captar nuestro interés y atraer nuestra atención. Algunos de los anuncios ultra-contemporáneos son bien conocidos por su empleo picarón de mujeres jóvenes y símbolos sexuales. Todo vale para atraer la mirada curiosa de las audiencias y, por eso, la publicidad se vale de hombres y mujeres completamente sensuales. Cualquier producto sirve: cerveza, condones, revistas, gaseosas, autos, motos, etc; eso sí, todos ellos tienen en común el uso de símbolos sexuales, que suelen impactar a los consumidores, con una suave máscara de sensualidad más que de sexualidad, y, a veces, de forma más deliberada.

 

 

                          Lynx: jabón en gel                                                                        Hansaplast: preservativos  

 

   

                                                                     Bit Copa: cerveza hecha en Brasil

 

 

                    Ché: revista para hombres                                               Desodorante masculino para pies

 

    

                   Ché: revista para hombres                                                               Motorola: telefonía móvil

 

  

        Axe: jabón líquido y desodorantes antitranspirantes                               Jbs- Ropa interior para hombres

 

 

                                                                          First Class: café instantáneo

 

Pero, la diferencia en la psicología masculina y femenina fuerza a los publicistas a usar diferentes enfoques para atraer a ambos géneros. A pesar que el sexo es extremadamente influyente y efectivo cuando se utiliza dirigido a un sexo en particular, a menudo sufre una gran resistencia por el sexo contrario.

 

El criterio de selección del hombre es muy sencillo: el acto sexual suele ser la prioridad para él. Y su compañera, de acuerdo a lo que muestra la publicidad dirigida al género masculino, debe ser: joven (16-35 años de edad); accesible; físicamente saludable; potencialmente embarazable. Es pues, muy fácil llamar la atención de los hombres usando los cuerpos femeninos como medio de atracción. Esta clase de publicidad siempre se dirige hacia su mente inconsciente y emocional, más que hacia su mente lógica. Estos anuncios basados totalmente en lo sexual no pierden el tiempo discutiendo las credenciales de las mujeres en términos de sus deseos sexuales. Su sola existencia es suficiente para proponer eso.

 

En cambio, las mujeres tienen un criterio de selección muy diferente. Es una compleja mezcla de necesidades físicas, emocionales y fisiológicas. La apariencia física de un hombre les puede influenciar bastante, pero su interés inherente es encontrar un apoyo a largo plazo y no tanto a corto plazo (lo que sería "el aquí te pillo aquí te mato"). Por eso, el uso de símbolos sexuales en la publicidad dirigida a mujeres es muy difícil.

 

Más bien, para venderle un producto al género femenino, los publicistas se tienen que apoyar en el puente que mantiene la relación a largo plazo entre un hombre y una mujer: el romance. Este romance llena directamente el deseo femenino de una relación firme y sólida, puesto que es la meta final después del período de cortejamiento. Para atraer a la mujer, los publicistas recurren a imagenes convencionales para lograr el efecto deseado del romance: perfumes; gestos de cuidado y amor; flores; luces ténues o suaves y música romántica. El anuncio vende el producto sólo sobre la base de que su compra le proporcionará el sentido último que la mujer busca de romance en su vida. Muy raramente, los anuncios románticos dirigidos específicamente al género femenil muestran símbolos sexuales deliberados. Muchos anuncios pueden utilizar el cuerpo de un hombre para atraer la atención femenina, pero normalmente suelen presentar un contexto más romántico que sexual.

 

 

 

Es cierto que, labios seductores, colores cálidos, ojos cerrados, tomas fotográficas en "close-up extremo" y una imagen del producto muy bien colocada en el diseño creativo es suficiente para presentar símbolos sexuales, que sean capaces de general la sensación de sexualidad pura y dura; no es necesario mostrar un hombre completamente desnudo. Con una mezcla de diseño creativo y texto se pueden generar anuncios que sean sensuales y atractivos, sobre todo, por las expresiones faciales y los tonos cálidos de color. Pero, recordemos que los anuncios de diamantes (cuyo lema principal es: “Un diamante es para siempre”) suelen utilizar un enfoque totalmente romántico.

 

Y a pesar de que el 79% de los diamantes son comprados por hombres, los adquieren para sus mujeres. De hecho, es la mujer quien controla la decisión de comprar. Los anunciantes dirigen así el anuncio a la mujer. El diseño publicitario es clásico: suavidad en los tonos, ambientes festivos y felices, como celebraciones de boda y compromisos, y, algunas veces, los padres también se utilizan para que al final sea el hombre quien ofrezca el obsequio del diamante.

 

En cualquier caso, si la publicidad va a utilizar el atractivo sexual como su base principal, entonces debe estar cuidadosamente dirigido y hecho con buen gusto. No tiene sentido tratar de atraer a un sexo, ofendiendo al otro. El sexo es una de las fórmulas más poderosas y fáciles para atraer la atención y hacer que los productos sean más deseables tanto para los hombres como para las mujeres. El sexo en la publicidad crea normalmente una importante estimulación y el deseo de un producto. Pero, también puede caer en el uso negativo. En su peor aspecto, puede crear un escándalo e incluso incurrir en el boicot de un producto o de una marca en particular. Es como una espada de doble filo.

 

No obstante, bien se utilice para provocar deliberadamente al consumidor, o bien se use tan delicadamente que pasa de forma subliminal a la mente y ahí logra ocupar un espacio entre sus células grises, esto promueve el reconocimiento de la marca. Nunca se debería tratar de forzar los símbolos sexuales en la publicidad. Si no son necesarios, más vale prescindir de ellos. Existen múltiples casos donde la impresión negativa se ha quedado para siempre en las mentes de los consumidores ♦

 

Otras fuentes e información relacionada: Taringa

                                                                Weblog de Jorge Pinkus

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post