Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Blog de Historia del periodismo

Blog de Historia del periodismo

Noticias de última hora e Información útil en la sociedad de consumo.

Llega la última moda en iPhones y Blackberries al Congreso de los diputados

 

MADRID (04/09/2010). ©© Redacción de Historia del periodismo (Equipo RHP)

 

El Congreso de los diputados ya ha comenzado a dar los primeros pasos hacia el "Congreso virutal" y a repartir entre sus altos cargos los nuevos dispositivos de telefonía móvil que la compañía Movistar ha puesto a disposición de la Cámara, conforme a un contrato de 400.000 euros que tiene firmado con esta institución. Sus señorías ya pueden elegir entre el último modelo de iPhone (bien sea el 3G o el 4) y la Blackberry.

 

Los primeros en renovar sus móviles han sido los miembros de la Mesa y la Junta de Portavoces, que en su mayoría han optado por el iPhone, una vez que los servicios de la Cámara han constatado que los problemas que se habían detectado en las primeras series del iPhone 4 habían sido solventados con posterioridad.

 

Cada una de sus señorías ha recibido un correo electrónico en el que se les informa de que tienen que escoger entre los citados modelos de teléfono. En función de su elección, en las próximas semanas se completará el reparto de los nuevos terminales, que serán personalizados con el correo personal y la firma electrónica de cada uno de los parlamentarios.

 

 

Un dilema más para los diputados: iPhone o Blackberry. "El Congreso reparte desde viernes los nuevos teléfonos móviles a los miembros de la Cámara Baja, que tendrán que decantarse por uno de los dos aparatos" (Fuente: página web de la cadena COPE).

 

Y es que, en los tiempos que corren, es más oportuno recortar pensiones vitalicias y  sueldos de funcionarios de escalafones intermedios, e incluso aumentar impuestos asfixiantes como el IVA en torno al 18% o hacer crecer el número de multas con carácter recaudatorio, más que dejar al Congreso sin sus nuevos juguetitos (con un coste aproximado de unos 600-700 euros la unidad -que, más o menos, viene a ser el sueldo de un joven mileurista-, según la marca o las promociones telefónicas ofertadas).

 

Es más, es indispensable que no falte un sistema que, próximamente, permitirá a nuestros legisladores votar a distancia; seguir las sesiones o las intervenciones en tribuna, minuto a minuto; leer la orden del día y consultar un resumen de los dictámenes o la versión estenográfica de los debates. Obviamente, necesitamos que los representantes del pueblo puedan estar bien comunicados; pero, ¿con quién? o ¿para qué hace falta entonces un presupuesto de mantenimiento de oficina, empleados, etc, si los diputados podrán ser "virtuales" en breve y no tendrán que moverse de sus casas para votar? Habrá que analizar detenidamente para qué servirá esta iniciativa.

 

De momento, todo parece indicar que sólo se trata de un acontecimiento político y tecnológico que apunta en la línea de austeridad predicada y practicada por el gobierno de turno, con jubilados y funcionarios, promoviendo el uso de software libre y abierto como corresponde a una administración pública que apuesta por los estándares y la conversación distribuida según recoge la ley de economía sostenible.

 

Aparte, el Parlamento español se alinea sin duda con los planteamientos progresistas que defiende y aplica el Parlamento europeo, cuyos miembros ya están esperando el iPad para mejorar el trabajo que les ocupa 4 días semanales (de lunes a jueves) y por el que cobran más de 7.000 euros mensuales, y por el que también consiguen algún que otro viaje gratis en business, ayudantes autoasignados, jubilación a los 63 años u otros sacrificios por el estilo.

 

Contrato con Movistar por 400.000 euros

En cualquier caso, según han pretendido argüir fuentes de la Cámara Baja, "la renovación de los móviles no supondrá ningún coste adicional para el Congreso, sino que está contemplada en el contrato global de telefonía con Movistar", la operadora con la que, en la anterior legislatura, "se firmó un contrato con un presupuesto anual de unos 400.000 euros, que cubre tanto la telefonía móvil como la fija e Internet". Al parecer, una pequeña cantidad -según los benefactores de esta obligada renovación tecnológica- que, dicho sea de paso, corre a cuenta de nuestros impuestos.

  

Y es que, aunque estemos en crisis y el paro aumente a un ritmo vertiginoso, lo realmente importante es el contrato con la operadora y su renovación en abril después de que Movistar ofreciera como mejora adicional, para garantizar la continuidad de un cliente potencial, la sustitución de los terminales de telefonía móvil. Las citadas fuentes aseguran que "la renovación conllevó incluso un ahorro del presupuesto global". Por tanto, una vez más, se demuestra que las cuentas de nuestros representantes son claras y no hay cabida para la malversación de fondos ♦

 

Otras fuentes e información relacionada en: El diario electrónico de Libertad digital

                                                                    Agencia de noticias Europa Press

                                                                    Web 2.0 ddg

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post