Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Blog de Historia del periodismo

Blog de Historia del periodismo

Noticias de última hora e Información útil en la sociedad de consumo.

Ocho lugares exóticos del Sistema Solar

 

MADRID (18/10/2010). ©© Redacción de Historia del Periodismo 

 

Algunas de las más curiosas fotografías astronómicas de nuestro Sistema Solar -tomadas recientemente- adornan el último libro de David Baker y Todd Radcliff.


Todos los planetas del sistema solar orbitan en el mismo sentido en el que rota el sol, contra las agujas del reloj para un observador situado en el hemisferio norte terrestre. Asimismo, las mayores lunas del sistema solar siguen órbitas similares alrededor de sus planetas, en el sentido de rotación de éstos. Hay una excepción, y es Tritón. La mayor luna de Neptuno tiene una órbita retrógrada, en sentido contrario al de rotación del planeta que la aloja. Los investigadores sugieren que Triton no se pudo formar en Neptuno, sino que podría ser el remanente de un sistema binario de planetas enanos atrapado por la gravedad de Neptuno, siendo expulsado su compañero, durante el proceso. La fotografía de Neptuno y Triton fue tomada por la sonda Voyager 2 a su paso por el planeta en 1989.


En la superficie de Marte tenemos la «aspiradora definitiva» en palabras de David Baker y Todd Radcliff dentro de su nuevo libro The 50 Most Extreme Places in Our Solar System. Gracias a la baja presión y a la gravedad del planeta, estos vórtices polvorientos alcancan la altura del monte Everest y vientos con una velocidad de más de 300 km/h.


Las formaciones geológicas de Mercurio, el planeta más cercano al sol, las forma la propia compresión del planeta. La distribución de las mismas sugieren que Mercurio reduce su tamaño con el tiempo, posiblemente hasta seis kilómetros desde la formación del planeta. Recientes observaciones sugieren que sucede lo mismo con la luna, sólo que a una escala inferior. ¿Suficiente como para que acaben desapareciendo los eclipses totales de sol?


Hyperión es una de las muchas lunas de Saturno. Su densidad es tan baja, sobre la mitad de la del agua, que debe ser increíblemente poroso, una especie de espojnja de 400 kilómetros de diámetro, lo que explica su forma irregular. Además, contra lo que sucede con la mayor parte de grandes objetos del Sistema Solar, la órbita de Hyperion es completamente errática. La duración de los días es así completamente impredecible. Planear un fin de semana nunca fue tan excitante.


Se ha ganado el título de «lugar más maloliente del sistema solar». La tercera mayor luna de Júpiter nos olería a huevos podridos gracias a sus volcanes activos ricos en azufre. Como resultado de sus explosiones la superficie helada de la luna y su atmósfera son ricas en dióxido de azufre y sulfidos de hidrógeno, lo que le da su característico olor ofensivo. Un lugar muy poco recomendable.


¿Necesitas repostar? Titan puede no ser el lugar más conveniente, en órbita alrededor de Saturno, pero hay abundante hidrocarburo disponible. El ciclo de dichos hidrocarburos se asemeja al del del agua en la Tierra, con lluvias de metano, nieblas de hidrocarbono, lagos de metano y etano líquido como los que fotografía la sonda Cassini.


El Monte Everest es la montaña más alta de la Tierra, pero sus 8.850 metros no bastan para darle el título en el Sistema Solar. Se lo lleva Mars's Olympus Mons, un volcán situado en Marte de más de 600 kilómetros de diámetro y 27 kilómetros de altura. Más del triple que el Everest.


Un eclipse total es inhabitual en la Tierra, pero completamente improbable en cualquier otra parte del Universo. Sólo en la Tierra se dan las condiciones de tamaño y distancia con la Luna como para permitir que ésta oculte por completo al Sol y sin solapamientos. Lo que resulta más sorprendente es que es la única luna que tenemos. Júpiter y Saturno tienen docenas de satélites, pero la mayor parte de ellos sólo nos darían un eclipse parcial. Los más distantes Saturno y Urano nos dan el caso contrario. Sus lunas ocultan por completo al Sol y más. Sólo dos lunas de Saturno, Prometeo y Pandora, tienen el tamaño adecuado como para dar un eclipse total de Sol. Pero sus formas son irregulares ♦

 

Otras fuentes e información relacionada en: Revista Scientific American

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post