Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Blog de Historia del periodismo

Blog de Historia del periodismo

Noticias de última hora e Información útil en la sociedad de consumo.

Propaganda explícita y publicidad descarada o agresiva sobre la utilización de los condones

 

MADRID (23/10/2010). ©© Redacción de Historia del Periodismo (Equipo de RHP)

 

"Hace años que las campañas publicitarias sobre preservativos se han posicionado a un nivel creativo, difí­cil de mejorar. Atrás quedaron los años de censura y arrebatos en contra de la comercialización de este producto", barruntan las fuentes oficiales de Durex.

 

Hace tiempo que las marcas de preservativos destacan por la creación de una publicidad conceptual bastante definida, sencilla, objetiva, directa, pero al mismo tiempo agresiva.

 

En una de sus recientes campañas Durex ha querido poner de manifiesto, por ejemplo, "la flexibilidad y elasticidad que nos proporciona el utilizar un condón", sobre todo, si tenemos en cuenta la composición de la imagen, realizada con los profilácticos que comercializan.

 

 

Al mismo tiempo, "han intentado jugar" de un modo metafórico y, quizá, erróneo "con el uso del color azul y rosa", representando una relación heterosexual; algo que según muchos expertos en publicidad "podría interpretarse como un mensaje homófobo, por algunos", ya que si los heterosexuales siguen representando el epítome de lo natural y la tendencia mayoritaria dentro de las relaciones de pareja, "la firma no debería haberse decantado de forma tan descarada por un tipo de sexualidad en concreto".

 

Y es que, en realidad, muchas campañas mundiales en favor del condón atentan contra la dignidad de la persona, no sólo discriminando, sino también siendo demasiado ofensivas en la forma de presentar el uso del preservativo, así como en la manera de incitar a prácticas promiscuas e ilícitas.

 

En cualquier caso, los más discriminados y perjudicados, casi siempre, suelen ser los colectivos gays o, en el polo opuesto, los que tienen una fuerte moral católica y comparten el Magisterio de la Iglesia, que considera ilícito el uso del condón en relaciones mantenidas con grupos de alto riesgo (prostitución y bacanales promiscuas).

 

De hecho, el Dr. Robert Gallo y Luc Montagnier han demostrado que los llamados métodos de "sexo seguro" contra el virus del SIDA, ya no lo son tanto. En la IV Conferencia Internacional del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios en el Vaticano (celebrado en noviembre de 1989), "se han planteado resultados científicos que revelan que los profilácticos son tan sólo eficaces en un 15-17%", explica en sus reflexiones el Dr. Jorge A. Palencia Diac.

 

Por eso, resulta muy triste ver como los grupos farmacéuticos y las marcas de preservativos tratan de convertir el uso del condón en mero escalafón político y de presión social; estas firmas, en el fondo, poco hacen por ayudar a que, a través del apoyo y acompañamiento humanos, la continencia y abstinencia (sobre todo, en seropositivos potencialmente capaces de transmitir el Síndrome del VIH, que acaba matando a otros seres humanos) sean la respuesta sana y constructiva frente a tan grave mal.

 

Es más, no son pocas las campañas nacionales que pretenden justificar acciones de por sí intrínsecamente destructoras respecto a la dignidad humana y a la libertad individual, y que, a su vez,  apartan cada vez más a la juventud de una autoestima, del auténtico autocontrol y de la aceptación de su dignidad de personas libres, no esclavas de medios falsos de protección, que mejor "deberían llamarse medios de encubrimiento e irresponsabilidad frente a la propia genitalidad y sexualidad", explica Palencia Diac.

 

Como quiera que sea, podemos encontrar otros ejemplos en la misma marca, anunciando de una forma muy descarada y dañina los preservativos extragrandes Durex XXL:

 

 

 

Anuncios que, según reflejan las opiniones del sitio web Desvaríos de Wendy, contienen "un pelín de mala leche... porque, si hacemos caso a esta publicidad y calculamos a ojo las proporciones, quien use estos condones necesita un par de transfusiones de sangre [...] para no quedarse inconsciente".

 

Frecuentemente, olvidamos que no hay mejor manera de anunciar un producto que hacer una representación aparentemente irrisoria, pero profundamente denigrante, al público objetivo que quieres que lo utilize. No hay ni un eslogan; sólo una figura en cada caso, con una característica, y ésta, se encuentra precisamente en el epicentro de la página en todos los casos (unos labios femeninos partidos por haber practicado una felación a un gran miembro viril; una especie de tercera pierna o una falda larga, imprescindible para cubrir los genitales descomunales de un escocés altamente cualificado).

 

Imágenes que, dicho sea de paso, despiertan un montón de argumentos y como no, comparaciones, machacando el ego masculino y femenino (y haciendo entrever que, sobre todo, las mujeres disfrutan con el sexo doloroso, sin vestigios de ternura o auténtico amor).

 

De hecho, no deberíamos dejarnos llevar por la risa fácil y tendríamos que buscar la verdad plena y total, no verdades a medias, que sólo tratan de impresionar a los ignorantes y a nuestros semejantes encadenados a la promiscuidad clandestina o abierta, pero que gradualmente, si bien no están siendo destruidos o se están lanzando de manera voluntaria a una muerte suicida, al menos, sí están siendo presas de la destrucción de autoestima ♦

 

Otras fuentes e información relacionada en: Vida humana.org

                                                                    Super Anuncios.net

                                                                    Portafolio blog.com

Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post