Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Blog de Historia del periodismo

Blog de Historia del periodismo

Noticias de última hora e Información útil en la sociedad de consumo.

¿Quién es en realidad Santa Claus?

 

MADRID (26/12/2010). ©© Redacción de Historia del Periodismo (Equipo de RHP)

 

¿Papá Noel o San Nicolás? En realidad, los dos personajes se hacen la competencia mutuamente. Es más, ¿no es cierto que Santa Claus parece un "agente navideño" con muchas identidades? Pero, sobre todo, ¿cómo es posible que pueda entrar alguien tan "mantecoso" por una chimenea? Seguramente, son muchas las dudas que surgen respecto al mito de este entrañable anciano vestido de rojo y blanco, que, víctima de una occidentalización algo americanizada, suele dejar cada Nochebuena, en varios hogares europeos, un surtido de regalos para los más pequeños, pero también para quienes no lo son.

 

 

"Santa", sin embargo, es producto de una historia en la que "varios ingredientes" se han ido añadiendo hasta dar con ese color rojo que hoy lo caracteriza.

 

Empecemos por encontrarle el más remoto de sus orígenes: el de un personaje llamado San Nicolás de Bari. Según cuentan las crónicas y leyendas, había una vez un sacerdote cristiano muy bondadoso que, cuando llegó a ser obispo y se enteró de que un padre muy pobre no tenía dinero para pagar la dote de sus tres hijas casaderas, condenadas a ser "solteronas" de por vida y, quizá, a practicar el lenocidio si el caprichoso destino lo hubiera querido, parece ser que, Nicolás, muy afectado por la terrible situación que vivía esa familia, decidió una noche dejarles -al cumplir las doncellas la edad para contraer matrimonio- una bolsita con monedas de oro, dentro de las "medias" que habían dejado secando. De ahí, podemos resolver dos incógnitas: ya sabemos quién es San Nicolás, por un lado, y hasta donde ha trascendido el "affaire" de las medias, por otro.

 

 

 

En cualquier caso, su relación con la festividad navideña, como siempre, viene de una tradición pagana, según la cual los niños en Roma recibían regalos en las fechas de diciembre. La popularidad de San Nicolás fue tal que con el devenir de los años se le empezó a conocer, en virtud de sus milagros, como "Papa Navidad" (o Papa Nöel, por sus siglas en francés); un nombre que, a día de hoy, se conserva en toda Europa.

 

   

 

Pero, ¿cómo llegó el mito a Estados Unidos? Con la emigración americana, los primeros pobladores de Nueva Ámsterdam (ahora Nueva York), exportaron sus costumbres y su patrón más afecto: "Sinterklass", el cual se celebraba en diciembre (un mes en que era tradición hacer regalos).

 

 

 

En aquella Nueva York incipiente plagada de nacionalidades diversas, un anglosajón satirizó la celebración holandesa en una historieta que él mismo escribió, adaptando la pronunciación del célebre patrón a la inglesa "Santa Claus". Personaje que, años más tarde, sería el protagonista de un célebre poema popular de Clarke Moore, que rescataba muchos ingredientes anteriores y presentaba a un Santa Claus enano, totalmente nuevo que se desplazaba con un trineo tirado por nueve renos (uno de ellos llamado "Rudolph").

  

 

La historia trascendió, en cambio, al Viejo Continente, a la inversa, ya que un dibujante alemán le daría la fisonomía actual del "gordo, barbudo bonachón". Por lo tanto, ya tenemos mezcladas casi todas las aportaciones de las historias de San Nicolás (las medias colgadas en la chimenea), Santa Claus (los regalos y los renos) y Papá Noel (que era una celebridad adorada en las fechas navideñas). Pero, todavía falta un ingrediente; una "especia", que ha resultado clave tanto para los detractores como para los acérrimos defensores del actual Santa Claus: la publicidad.

 

Un mundo que hará su aparición en la historia del célebre personaje navideño, gracias a la campaña realizada por una empresa estadounidense, Lomen Company, otorgándole la procedencia al mito, en las frías estepas de Laponia, el lugar más apropiado para que se criaran los renos. Pero, ¿y su color rojo tan característico? Seguramente, a más de uno no se le escapa la gama única y gaseosa de este bermellón: efectivamente, el rojo de Coca-Cola. Aunque llegados a este punto -como en muchos otros, por descontado-, existe un gran componente de leyenda: la empresa de bebidas encargó allá por los felices años veinte a un pintor llamado Habdon Sundblom que crease un Santa Claus humano y más real (respetando la fisonomía ya aceptada desde que se convirtió en el "gordo, barbudo bonachón").

 

Y, aunque existen precedentes de la posible relación de "Papá Noel" con el color rojo (las propias casullas obispales), el color más generalizado entre la sociedad para el personaje era el verde. Por ello, se dice que la contribución de la masiva campaña de Coca-Cola, si no genuina, fue determinante para su implantación en la sociedad.

 

null 

 

Actualmente, el mito de Santa Claus sigue viviendo en el Polo Norte, junto a la Señora Claus y una hueste de duendes navideños (los de la famosa "fábrica de juguetes"). Pero, aun así, ¿cómo puede seguir entrando por las chimeneas con esa barriga? Se dice que se puede transformar en humo mágico, capaz de entrar en los hogares ya no sólo por la chimenea, sino por cualquier orificio; dejando los regalos en los calcetines colgados en las chimeneas, por sus habitantes.

 

¿Y qué ocurre con aquellos que se han portado mal? Carbonilla, uno de sus duendes más fieles, le acompaña y ayuda a distribuir los regalos en su saco mágico, llevando carbón a los que no han sido buenos. Muchos niños aprovechan esos últimos springs navideños para purgar la actitud que han tenido durante el año y así convencer a Santa Claus de su bondad. Pero, por supuesto, Santa Claus todo lo ve desde su telescopio mágico. Así que, para aquellos que no lo hayan logrado, más les vale empezar a hacer el bien, ahora que les queda todo un año por delante. A fin de cuentas, la leyenda, sea verdad o no, sigue estando muy viva. Y si no, ya se encargará Coca-Cola de que así sea.

 

Aunque, sintiéndolo mucho por Papá Noel, que se quiten él y sus renos, allá donde vayan los Reyes Magos con sus camellos ♦

 

  

 

Otras fuentes e información relacionada en: On CEU, revista universitaria.

 

Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0.

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post

Pao 10/08/2015 00:21

Santa clous viene cada año.. Cada noche buena nos viene a dejar. Jugetes alos niños.. Es tan bonito el dia viernes/ 25/2015