Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Blog de Historia del periodismo

Blog de Historia del periodismo

Noticias de última hora e Información útil en la sociedad de consumo.

Sexo en grupo: "swinging", "mixoscopía" y "dogging"

 

MADRID (23/10/2010). ©© Redacción de Historia del Periodismo (Equipo de RHP)

 

¿Os molesta escuchar los gemidos de vuesto vecino cuando practica sexo? ¿Os avergüenza que os escuchen disfrutar aunque se trate de un acto totalmente natural?... Todavía, a muchas personas les incomoda que la intimidad de sus relaciones sexuales traspase las cuatro paredes de la habitación; pero, no todos piensan igual. De hecho, muchas parejas se reúnen para mantener sexo en público y realizar intercambios de pareja, una práctica muy extendida,  conocida como "swinging".

 

sexo en grupo

 

El sexo en grupo, tanto heterosexual como homosexual, se viene practicando desde antaño; es más, con esta afirmación, hoy en día, no descubrimos nada nuevo.

 

Eso sí, si en principio eran los hombres los que más buscaban este tipo de relaciones abiertas, ahora son las mujeres las que empiezan a descubrir, en cambio, un mundo repleto de excitación.

 

Como quiera que sea, está claro que para experimentar este tipo de situaciones un@ tiene que estar preparad@ psicológicamente y contar con una actitud liberal, "voyeurista" e incluso exhibicionista.

 

En este tipo de encuentros fortuitos, quizá, alguien os mirarán, posiblemente vosotros miraréis y todo ello hará que os excitéis. No obstante, si queréis ir paso a paso, existen distintas salas de reunión donde uno puede ir simplemente a mirar ("mixoscopía") o donde puede convertirse en el protagonista de cientos de miradas ("dogging").

 

Por eso, si alguien está pensando en realizar sexo en grupo, ante todo, tiene que tener las ideas muy claras, ya que, normalmente, se producen muchas dudas; y si, en realidad, se entra en este tipo de ambientes con dudas es muy posible que el experimento no salga bien.

 

Como quiera que sea, una vez que alguien haya decidido participar, debe saber también que los celos deben quedarse en la puerta de casa; sino, esa persona estará perdida. Por lo tanto, es aconsejable ante todo no probar cosas desconocidas, porque como dice el refrán: "más vale lo malo conocido, que lo bueno por conocer"; aunque si, en cualquier caso, un@ está decidid@ a practicar encuentros libidinosos con desconocid@s, es muy recomendable tener con la pareja una buena complicidad, para que después no haya problemas.

 

Por cierto, una ciudad donde últimamente se está poniendo de moda este tipo de prácticas es Lisboa; eso sí, antes que nada suelen establecerse unas reglas como en cualquier otro ámbito: primero, se conocen los contactos; después, debaten cómo se pueden o deben organizar y, por último, ya pueden pasar a disfrutar de los placeres carnales.

 

No obstante, no olvidemos que para dejar atrás algunas preocupaciones ajenas sobre si realmente encontraremos un buen grupo de "swingers" o no, o por los miedos de que esas relaciones ocasionales puedan irrumpir de algún modo en nuestras vidas cotidianas, siempre tendremos la posibilidad de alquilar un apartamento ajeno, aunque teniendo mucho cuidado de que no nos pille el verdadero dueño, por aquello del escándalo público (ante todo, hay que ser discretos) ♦

 

Otras fuentes e información relacionada en: Only-apartments.com (Travel blog)

 

Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post