Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Blog de Historia del periodismo

Blog de Historia del periodismo

Noticias de última hora e Información útil en la sociedad de consumo.

"Queda algo por decir": en 2011 nos sigue doliendo Haití

 

» Un año después del terrible terremoto de Puerto Príncipe, la capital de Haití necesita más ayuda que nunca. Requiere que no nos olvidemos de todo lo que allí sucedió. Afortunadamente, el tema musical de Carlos Jean & Dnovae, junto con la idea de Cadena 100 de incluirlo en uno de sus mejores recopilatorios para regalar estas Navidades ("Emparejados") nos lo siguen recordando.

 

MADRID (6/1/2011). ©© Redacción de Historia del Periodismo (Equipo de RHP) 

 

Las noticias que nos llegan de Haití estos días no han mejorado mucho respecto a las de hace un año: Epidemia de cólera, millares de muertos, cientos de cadáveres por recoger aún, caos electoral, miedo, impotencia, falta absoluta de medios y de esperanza... y, sin embargo, la mayoría de los oídos ya no escuchan el llanto de Haití como entonces. Menos mal que aún hay gente empeñada en que no dejemos de oírlo.

 

Hace casi un año, las terribles noticias sobre las sacudidas haitianas conmovieron al mundo entero, y los titulares se iban superando unos a otros en macabra e ininterrumpida secuencia: "Devastador terremoto en Haití". "Destrucción y muerte en el país más pobre de América Latina". "Puerto Príncipe reducido a escombros". "Doscientos mil muertos. Miles de desaparecidos. Un millón de personas sin hogar".

 

 null null   

La destrucción del territorio fue total. La desesperación también. El seísmo, con epicentro a sólo 15 kilómetros de la capital, alcanzó una magnitud de 7,0 grados, el índice más potente registrado en la zona desde 1770. Los efectos fueron devastadores para la población y las infraestructuras, mucho más dañinos que un terremoto equivalente en cualquier otro país de Occidente. La pobreza es lo que tiene.

 

Pero, inmediatamente este acontecimiento fue declarado como una de las catástrofes humanitarias más graves de la historia y se movilizaron Estados, ONGs, medios de comunicación, organizaciones civiles y religiosas, estrellas del espectáculo, deportistas de élite y ciudadanos de todo el mundo. La respuesta fue impresionante. La solidaridad, ejemplar. Las conciencias del mundo civilizado quedaron tranquilas.

 

De hecho, durante algunos meses llegaron toneladas de ayuda, miles de voluntarios, cientos de médicos, bomberos, cooperantes, religiosas y misioneros, y, literalmente, todo un ejército que trataba de mantener algo de orden en el caos humano y administrativo, que se vivía en la vorágine de cadáveres, supervivientes, rapiñas y desgobierno total a consecuencia del fatídico suceso.

 

Durante unos meses el mundo se conmocionó y se volcó con Haití. Pero, eso duró muy poco, porque la mayoría de los países encontraron otras causas (como la crisis, la burbuja inmobiliaria y un incipiente número de leyes cada vez más opresivas...) por las que conmocionarse; más cercanas, tal vez; más suyas, quizá; y la región de Haití, como siempre, se quedó sola como antes.

 

Es más, al furibundo terremoto le sucedieron lluvias torrenciales y más destrucción (lo que acrecentó la miseria y la pobreza de la región caribeña); más tarde, vinieneron brotes  cólera, y todavía más tragedia y más muerte; y mucho más dolor.

 

» Hasta el terremoto, Bill Clinton era el delegado de la ONU para Haiti. Más del 50% del presupuesto de la ONU para el país se empleó en pagar a los funcionarios de las Naciones Unidas destacados en Haití. Antes del terremoto, el aeropuerto era una miseria. Nunca se reparó. Son muchas personas las que afirman que "falla la Cooperacion", pero no dicen por qué falla; y, mucho menos, se apela a la responsabilidad de los que comandan la ayuda. Entre algunas de las opiniones más destacadas leemos que "se debería procesar a Clinton o al menos exijirle responsabilidad; así como que los cargos honoríficos de aquellos que viven definitivamente apesebrados sean destituidos y procesados por irresponsables".

 

Una canción que nace del dolor y la preocupación:

Hay a quien, a día de hoy, no se le olvida Haití y sigue luchando porque el dolor de la pérdida todavía se lleva muy dentro. Asimismo, hay quienes creen que sus proyectos de ayuda continúan vivos, como un grito de rabia y de esperanza; como un grito de tristeza y reivindicación ("¡Ay Haití! Me sigues doliendo, pero sigo gritando por ti. Para que el mundo siga escuchando tu lamento").

 

Ese grito, ese clamor, ese lamento... se convirtió, hace casi un año, en la brillante iniciativa "Mezclando por Haití", que simplemente pretendía organizar una pequeña fiesta solidaria de Djs y algunas celebridades; pero, lejos de lo que se esperaba, gracias al éxito de esta convocatoria se consiguieron donar alrededor de 30.000 euros al programa de emergencia de Intermon Oxfam.

 

 

Un poco después, su pionero, el músico y productor haitiano, Carlos Jean (al que denominan el David Guetta español), fomentó la realización de un beneficioso y solidario proyecto musical, plagado de estrellas. La idea nació de la tristeza, el dolor, la impotencia... Nació de las lágrimas de su padre, Roberto Jean: "Cuando vi la mirada de mi padre tras el terremoto de Haití -la ciudad donde él nació-, sus ojos estaban mucho más tristes de cómo yo los había visto nunca; entonces, pensé que había que hacer algo. No sabía exactamente cómo, pero sí que había que ayudar". De esa pena profunda en los ojos de Daddy Jean, de esa impotencia no asumida, de ese grito de dolor descarnado... nació "Ay Haití".

 

 

Un par de meses después del terremoto, y de un modo absolutamente original,  el proyecto fue adquiriendo de manera completamente improvisada su verdadero aspecto: ya hemos dicho que primero se celebró el encuentro de DJs para recaudar fondos destinados a Haití. Sin embargo, el éxito de la iniciativa "Mezclando por Haití" llevó a Jean y Dnovae a intentar multiplicar sus efectos beneficiosos a través de la creación de un videoclip, producido y dirijido por Arsénico Pc y Borja Crespo.

 

Y qué mejor manera que echar mano de muchas estrellas del pop español e internacional. Así es como, se puso en contacto con algunos de sus amigos y envió un email a David Summers y el resto de Hombres G, a otros cantantes como Alejandro Sanz, Miguel Bosé, Estopa y Bebe, además de a la polifacética artista y actriz Nawja Nimri, entre otras celebridades, quienes inmediatamente respondieron a su invitación.

 

Marta Sánchez La Oreja de Van Gogh Hombres G

 

Bebe

 

Hits del recuerdo

 

Imaginación al poder

 

De su encuentro nació una canción que luego fue creciendo viralmente en internet ("fue una locura", reconoce el genio Jean). Y es que, antes de que unos cuantos famosos se reunieran para montar el video en el estudio de grabación, se empezó a correr la voz y se sumaba cada vez más gente: futbolistas como Kaká, Sergio Ramos, Iniesta, Diego Forlán y Kun Agüero; artistas de la talla de Juanes, Marta Sánchez, Pastora Soler, Shakira, La Oreja de Van Gogh, José Mercé... Actrices como... Todos, sin excepción, actuaron en el corto de forma desinteresada: "Hay corazones muy grandes", se emociona Carlos y además explica que "la canción fue creada con una sola idea: evitar que Haití se fuera de las noticias, porque hacer de Haití noticia es ayudar"; y, por supuesto, que el fin último de su proyecto era destinar lo que recaudaran a las víctimas: "todo -recalca Jean- no sólo los beneficios".

 

Como era previsible, la canción se convirtió en un éxito, en un auténtico himno. Un grito de esperanza que se escuchó en todas las radios, en la televisión, galas benéficas y conmemorativas, en internet, en los móviles... Durante meses, miles de personas se bajaron esta chispeante y emotiva tonada, enviando un SMS al 28011 y contribuyendo a la causa no del todo perdida, no del todo olvidada, de Haití: "Aún hay tiempo de dar amor, borrar el miedo y la destrucción… Ay Haití, hay amor en tu voz; hay que volver a nacer, volver a creer, empezar otra vez", reza el estribillo.

 

 

Y es que, un año después del terremoto, Haití aún no ha dejado de temblar. Pero, como quiera que sea, quienes, en realidad, no dejaron de vibrar fueron los centenares de asistentes que abarrotaban el Palacio de Congresos de Madrid, bailando, cantando, dando palmas y conmoviéndose al ritmo de "¡Ay Haití!", el pasado 26 de noviembre, al finalizar las ponencias de la última edición del IV Congreso "Lo que de verdad importa 2010".

 

Cuando Carlos subió al escenario a recoger el premio, de manos de la Embajadora de Haití en España, quizá, el más conmovido era él: "Ése que veis ahí, en el vídeo, es mi padre (Daddy Jean). Por él nació esta idea. Gracias en su nombre y en el de su país", afirmaba emocionado el músico.

 

En cualquier caso, al tema ya le han otorgado varios premios, entre ellos: "Algo más que una canción"; un merecido galardón que recibió, durante el acto de "Lo Que De Verdad Importa"; aunque, con justicia, también le han reconocido su valía musical al mejor videoclip del año, premiado en la pasada gala de los 40 Principales.

 

Gracias Carlos por mantener viva la llama de Haití. Pero, también, gracias a Cadena 100 por su álbum, "Emparejados: Los dúos número 1 de Cadena 100", que presenta una gran novedad que lo convierte en un disco único.

 

Y es que por primera vez, las 32 canciones que contiene el doble recopliatorio son dúos realizados por artistas españoles e internacionales; un repertorio que abarca desde los últimos 'números 1' a canciones que han triunfado siempre. Incluye más de 60 artistas hechos el uno para el otro: las parejas que han ocupado los primeros lugares en las listas de ventas españolas e internacionales, y que son, por ello, la mejor variedad musical seleccionada por Cadena 100.

 

No obstante, más importante es el hecho de incluir al final del CD una canción solidaria con gran fuerza, en la que participaron altruistamente un montón de cantantes, artistas y deportistas, que quisieron donar el 100% de la recaudación para la reconstrucción de Haití: "Ni los artistas que han hecho la canción, ni quienes la interpretan, ni las tiendas que la venderán, ni las compañías discográficas, ni las empresas de telefonía móviles -que colaboran con la recaudación de 1,20€ por persona, por enviar un SMS- se llevan nada con su iniciativa", al menos eso era lo que pretendía argüir Jean en una rueda de prensa. "Lamentablemente" -explicó David Summers- "iTunes, que hubiera sido un buen sitio para descargar la canción, no ha querido renunciar a su treinta por ciento".

 

Como quiera que sea, en este ambicioso proyecto se unieron 25 caras y las voces de cantantes solidarios y muy conocidos como: Alejandro Sanz, Aleks Syntek, Anni B. Sweet, Bebe, Belinda, el propio Carlos Jean, su padre Daddy Jean, David Otero (El pescao), la voz en off de Enrique Iglesias, Estopa, Hombres G, José Mercé, Juanes, Kun Agüero, La mala Rodríguez, Leire y el resto de componentes de La oreja de Van Gogh, Macaco, Marta Sánchez, Miguel Bosé, Najwa Nimri, OBK, Sandra Carrasco, Shakira, Wally López y Zahara. Además de estos cantantes, en el videoclip aparecen Dj Nano, la actriz Paz Vega y los futbolistas Andrés Iniesta (del Futbol Club Barcelona), Diego Forlán, Kaká y Sergio Ramos.

 

  

En total, en el videoclip trabajaron más de 100 personas de forma totalmente altruista y desinteresada, al igual que en la producción y distribución de la canción. Todos los beneficios generados por el proyecto se destinaron al trabajo de reconstrucción que Intermón Oxfam sigue hoy desarrollando en Haití.

 

En abril de 2010 se puso a la venta el single físico de “¡Ay Haití¡”, que, junto a la versión original de la canción, incluía tres remixes: "¡Ay Haití¡, Jelly remix edit", "¡Ay Haití¡ Dub Mad remix by Carlos Jean y "¡Ay Haití¡ remix extended; junto a los cuales proliferan otras versiones de gran calidad, en flamenquito y versión dance, que todavía siguen deleitando a los usuarios de la Web. ¡Disfruten con alguna de estas remezclas! ♦

 

 

Descargar el recopilatorio gratis: Carlos Jean, Charlies Root & David Rudder - “¡Ay, Haití!” (2010).

 

Otras fuentes e información relacionada en: Univisión.

Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0.

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post